Soy una profesora de gimnasia de secundaria que ha lanzado una aplicación de citas para atletas olímpicos y de élite: así puse en marcha el proyecto

Fue mi vida amorosa fallida lo que me llevó a concebir Playoff, una aplicación de citas para atletas de élite. 

Jugué en el equipo de baloncesto femenino de la Universidad de Massachusetts Lowell (EEUU) y posteriormente me convertí en profesora de Educación Física y entrenadora de baloncesto a tiempo completo.

Si me preguntaran con qué grupo de personas me identifico, diría siempre con los atletas.

Los deportes son una gran parte de mi vida. En la universidad, estaba rodeada de otros atletas en la sala de pesas y de estudio. Anhelaba esa dinámica en la edad adulta.

Con aplicaciones de citas genéricas como Hinge y Bumble, sentí que estaba buscando una aguja en un pajar. Playoff está destinado a los atletas que compiten más allá de la escuela secundaria.

No tengo experiencia en tecnología, pero tenía dinero ahorrado.



Contacté con desarrolladores de aplicaciones y cifraron en entre 10.000 y 150.000 dólares (8.500 y 127.523 euros) la inversión para crear Playoff. Me las arreglé para conseguir lanzarla por menos de 20.000 dólares: 14.500 para el desarrollo y 3.500 dólares para el diseño.

Los Juegos Olímpicos de Tokio representaban una gran oportunidad a nivel de marketing. Tener atletas olímpicos en la aplicación siempre fue un objetivo, ya que le daría credibilidad a Playoff y crearía revuelo antes de que nos dirigiéramos a nuestra primera ronda de financiación este otoño.

Me acerqué a muchos atletas en las redes sociales. Algunos no respondieron. Muchos estaban encantados con el concepto, pero no estaban interesados en involucrarse. Pero hubo un par de ellos que realmente conectaron con la idea.

Me sentía bien sabiendo que atletas de alto nivel querían ser parte de este proyecto y creían en él lo suficiente como para promocionarlo sin pedir nada a cambio.

Con tantas restricciones por la pandemia todavía en vigor, creía que Playoff ayudaría a los atletas en la villa olímpica a hacer conexiones, románticas o de otro tipo, que de otra manera podrían perderse.

La gente parece sorprendida de que los atletas sean sexualmente activos en las villas olímpicas, pero no es un secreto. No son máquinas.

Han promocionado la aplicación desde el atleta estadounidense Kendall Chase y el jugador de béisbol israelí Ben Wanger, hasta al suplente de rugby estadounidense Jaz Gray. Les suministré postales y pegatinas con códigos QR, e incluso preservativos con nuestra Playoff.

Soy la única empleada a tiempo completo en Playoff y tengo otro trabajo. Por lo general, me despierto a las 6 o 7 de la mañana, llego al instituto a las 7:30, donde soy profesora de Educación Física.

Hago llamadas relacionadas con Playoff durante los descansos y las horas de almuerzo. Entreno a baloncesto, luego corro a casa y empiezo a disparar correos electrónicos.

Tengo que verificar personalmente que cada persona que se inscribe en Playoff es un atleta que compitió a nivel universitario o superior. Tienen que enviar un enlace a su perfil deportivo y luego un selfie para confirmar.

Recuerdo que una noche, alguien con un gran número de seguidores en redes publicó algo sobre Playoff sin que yo se lo pidiera. De repente, hubo un aumento inesperado de usuarios y tuve que estar hasta las 4 de la madrugada verificándolos.

A veces es un trabajo solitario, pero siempre tengo presente que estoy creando un servicio que la gente quiere.

BI España