Masturbación femenina: Es fácil masturbarse, si sabes cómo.

¿Cómo masturbarse? Esa gran pregunta que nos hacemos miles de mujeres en todo el mundo. Pero, ¿por qué tenemos tantas dudas? Es decir, para los hombres es algo natural que experimentan desde la juventud y que todo el mundo ve con normalidad. Sin embargo, para muchas mujeres cómo masturbarse es todo un misterio.

Mientras que para los hombres se ve como una necesidad, las mujeres lo viven como un tabú, e incluso en algunas situaciones se nos llega a decir que no es bueno hacerlo. Toda esta situación lleva a que muchas mujeres no conozcan ni siquiera la forma de sus genitales. Por lo tanto, a la hora de masturbarse, surgen cientos de dudas.

Empezar a conocernos.

Si eres una de esas mujeres que nunca ha visto su vagina, es hora de empezar a cambiar esto. Busca un momento de tranquilidad y un espejo. Siéntate y explórate. Es la mejor manera de conocerte y estar preparada para el siguiente paso: la masturbación femenina.

La masturbación femenina: ese gran desconocido.

Para muchas mujeres es como una relación a distancia, sienten que está ahí pero nunca se ven. Y es que muchas mujeres no llegan a masturbarse por pleno desconocimiento de su anatomía o por no saber cómo hacerlo.

Es importante tener en cuenta que, para empezar a masturbarse, tienes que estar en una situación cómoda, en la que puedas llegar a excitarte. Para llegar a ese punto puedes usar cualquier táctica, recurre a una situación erótica que hayas vivido, algún recuerdo, porno (sí, a las mujeres también les gusta el porno, sólo hay que buscar la categoría adecuada), o simplemente escoge un momento de tu día en el que sientas algo de excitación porque sí, ¡porque la vida te excita!

Ya sea en la bañera, en la cama o en tu sofá, una vez te hayas puesto cómoda, conozcas tu anatomía y estés preparada para este momento de placer, es hora de empezar a explorar.



El ABC de la masturbación para mujeres.

Al igual que en una relación sexual, no todo se basa en tus genitales, ten en cuenta que tienes otras zonas erógenas de tu cuerpo que te ayudarán a aumentar tu temperatura si las estimulas. Tu pecho, piernas o incluso tu cuello… un poco de magreo nunca viene mal.

Cuando estés preparada para empezar a tocarte, empieza acariciando tu vulva por la zona exterior lentamente, para ir creando algo de excitación. Si te apetece puedas probar a hacerlo con la ropa interior puesta, de esta forma tu misma vas creando expectación.

Cuando estés preparada podrás pasar al siguiente paso: tu clítoris.

Sí amigas, el clítoris, dos besos, encantada. Conócelo, está ahí, ámalo es tuyo, y te está esperando. Por que si lo que quieres llegar al orgasmo, como bien sabes, no todo se basa en la penetración.

La importancia de la penetración depende totalmente de cada mujer, y es que para muchas mujeres no es necesaria, y sin embargo otras la necesitan. Es cuestión de encontrar qué es lo que te pide tu cuerpo. Lo que si debes de considerar es que sin estimular el clítoris te será difícil llegar al orgasmo. Y es que 8000 terminaciones nerviosas están ahí para algo.

Una vez empieces a rozar tu clítoris podrás optar por varias tácticas:

  • Usa tus dedos: simplemente estimulando con tu dedo índice y corazón y realizando movimientos circulares o de arriba abajo, o combinándolos.
  • Lubricantes: si necesitas algo de ayuda para estar algo más lubricada y que el roce de tus dedos no sea incómodo, puedes usar algo de lubricante al agua. Este te ayudará con el movimiento. También puedes optar por los lubricantes de frío o calor, que harán que el placer vaya variando de intensidad por el cambio de temperatura.
  • Juguetes sexuales: si quieres dar un paso más allá, prueba a abrir tus horizontes con algún juguete. Succionadores o estimuladores de clítoris pueden ser tu mejor aliado para una buena masturbación.
  • Dildos: si como mencionábamos, también disfrutas con la penetración puedes optar directamente por un dildo que te permita no sólo tener algo de penetración, sino que también venga con una vibración incorporada o un estimulador de clítoris. Los hay de muchos estilos y formas, por lo que puedes buscar aquel que vaya a estimular las zonas donde tu sientas más placer.

Puedes usar uno, algunos o todos los consejos anteriores a la vez, lo importante es que encuentres lo que a ti te gusta y te lleve al éxtasis.

Es bueno masturbarse.

Liberas endorfinas, relaja y te hace pasar un buen rato, no hay excusas para el no. La masturbación femenina sólo tiene beneficios, así que es hora de lo incluyas a tu vida sexual.

No te sientas presionada, mastúrbate cuando te apetezca o tu cuerpo lo necesite e intenta innovar cada vez que necesites un cambio. Siempre podrás encontrar algo nuevo que te excite, probar algún objeto externo diferente de vez en cuando, o simplemente descubrir un nuevo movimiento que te encante.

Lo importante es explorarte y descubrir qué cosas te gustan. Esto puede ayudarte más tarde con tus relaciones, te ayudará a mantener un nivel de satisfacción más alto en tus actos sexuales, ya que puedes saber qué quieres tener en la cama. Es importante descubrirse a una misma y no esperar a que los demás lo hagan por ti.

Seguro que con estos consejos de cómo masturbarse, y algo de imaginación, llegarás a nuevos niveles de placer.

Vía: Blog de Pantys.com