En un día cualquiera, puedes encontrar a Amy Nobile sentada frente a 8 iPads, enviando mensajes a través de diferentes perfiles de citas que pertenecen a sus clientes.

Como fundadora de Love, Amy, trabaja de forma individual con personas solteras para enseñarles cómo ligar en aplicaciones de citas, asegurar matches de calidad y encontrar relaciones significativas.

A través de los dispositivos, la especialista puede iniciar sesión en los perfiles de la apps de citas de sus clientes al mismo tiempo que ellos. Esto conduce a una experiencia colaborativa, donde Nobile muestra a los clientes cómo coquetear a través del texto y después les permite tomar las riendas.

Por 5.000 dólares (unos 4.237 euros), sus «alumnos» obtienen 3 meses de coaching para ligar, asistencia en persona y ayuda siempre que quieran de Nobile.

Me reuní con la especialista en su apartamento de West Village en Manhattan (Nueva York, EEUU), donde me acompañó a través de las lecciones que enseña a los solteros que buscan el amor.



Esta es Amy Nobile. Es la fundadora de Love, Amy, un servicio de búsqueda de pareja centrado en  aplicaciones de citas

Nobile fundó Love, Amy en abril de 2019 después de reinventar su carrera y su vida amorosa tras poner fin a sus 20 años de matrimonio.

Se sumergió en las aplicaciones de citas por pura curiosidad.

«Había oído hablar de algunas de las apps, pero la única referencia que tenía eran algunas amigas solteras que no tenían nada más que cosas negativas que decir sobre ellas», explicó anteriormente Nobile, expublicista, a Business Insider.

Ahora, a sus 52 años, con un novio y una nueva carrera como casamentera, Nobile asegura que es «más feliz» de lo que podría haber soñado y que le apasiona ayudar a otros a lograr lo mismo.

Comenzó su negocio jugando a ser Cupido para sus amigos, pero se corrió la voz y ahora Nobile trabaja con una lista de clientes millennials y mayores de 40 años que pagan por ello.

Nobile lleva a cabo su trabajo desde su apartamento en Manhattan. Allí es donde la conocí para nuestra sesión individual

Nada más entrar por la puerta, pude sentir su calidez y entender por qué los solteros ponen sus vidas amorosas en sus manos.

Antes de reunirse con un cliente para una sesión, Nobile lleva a cabo una entrevista para saber quién es y conocer su historial de relaciones

Nobile me explicó que le da a cada nuevo cliente un formulario de admisión de 10 páginas, donde deben responder preguntas sobre relaciones románticas pasadas, su historial con psicoterapia, sus intereses y lo que buscan en una pareja.

Esta información la ayuda a trabajar con cada uno para descubrir qué aplicaciones de citas utilizar y cuáles dejar de lado.

Después Nobile me explicó lo que implica un coqueteo eficaz. Para mi sorpresa, dijo que se trata más de tu actitud que de lo que estás hablando.

Cuando Nobile me preguntó qué significa flirtear para mí, le dije: «Solo pienso en pasarlo bien y en no tomarme las cosas demasiado en serio. Es otra forma de sentir intimidad, pero menos seria».

En general estuvo de acuerdo con mi definición, y también dijo que el buen coqueteo se caracteriza por la «calidez».

«Conectar a un nivel profundo es el nuevo flirteo: la energía, la atmósfera, todo eso. Ligar trata de conectar a un nivel enérgico, en mi mente», afirma Nobile.

Por lo que considera que la idea de que ligar significa no ser auténtico o hacer un paripé está pasada de moda.

Eso sí, en lugar de buscar una cita con alguien que comparta todos tus intereses o perspectivas, Nobile sugiere dejarse llevar por la curiosidad que surge cuando aparecen las diferencias y encontrar un interés amoroso similar.

Para practicar cómo ligar en aplicaciones de citas, Nobile imprimió el perfil en Bumble de un hombre real y me lo entregó. Me dio instrucciones para que jugase a ser yo misma enviando un mensaje inicial, y dijo que ella interpretaría a Mike, mi misterioso pretendiente.

Cuando vi el perfil de Mike, este decía que no entendía el concepto de siesta. Me quedé helada. ¿Cómo podría ligar con alguien que desprecia explícitamente uno de mis pasatiempos favoritos?

Aun así, hice todo lo posible por mantener las cosas de una forma ligera y escribí: «¡Mike! Necesitamos hablar sobre tu desprecio hacia las siestas».

Nobile no se lo tomó con calma. Haciendo de Mike, enfatizó nuestras diferencias y cuestionó nuestra compatibilidad. Ella escribió que mi pasión por las siestas podría ser un factor decisivo.

Le envié un mensaje de texto a Nobile -haciendo el papel de Mike-, en el que le decía que nunca antes debía haber tenido una siesta de las que cambia la vida.

Pero cuando ella respondió diciendo que la diferencia podría significar que nuestro match no debía darse ya por válido flipé.

Sin saber qué decir a continuación, decidí poner fin a las bromas. Escribí: «Me parece bien».

Nobile me dijo que no me preocupara, ya que ligar por mensajes de texto es el concepto que sus clientes suelen encontrar más difícil de pillar.

Por eso Nobile a menudo invita a sus clientes a sentarse uno al lado del otro y bromear con los matches de aplicaciones de citas.

Ella usa lo que ha aprendido sobre las personalidades, intereses y deseos de sus clientes para sugerir cómo podría ser una conversación de flirteo, con el objetivo final de dejar que los clientes liguen por su cuenta.

Después de admitir mi preocupación por haber salido demasiado negativa de la prueba sobre la app de citas, Nobile me mostró un ejercicio inspirado en Tyra Banks que hace para entrar en la mentalidad del coqueteo.

Nobile convirtió «smize», la palabra inventada por Tyra Banks para «sonreír con los ojos», en coquetear con los ojos».

Asegura que el ejercicio hace que la gente se sienta de humor para las citas online porque entran en contacto con su lado más cariñoso y curioso antes de intentar emparejarse con un extraño.

Para hacerlo, mantén el contacto visual durante 3 segundos con alguien que pase en la dirección opuesta, explica Nobile. Cuando estéis a punto de cruzaros, ofrece una sonrisa o una risa breve, dependiendo de tu público.

Para mi prueba final, tuve que coquetear con Nobile durante una supuesta primera cita en persona.

No he tenido una primera cita desde mi último año en el instituto, así que estaba nerviosa de arruinar mi cita falsa.

Según Nobile, una primera cita en persona debería ocurrir después de haber hablado por teléfono durante al menos unos minutos.

Cuando se produzca el encuentro, intenta que sea de unos 30 minutos y toma un café o cualquier otra bebida a una hora temprana para que puedas reflexionar después sobre la experiencia, fueron las pautas de Nobile.

Para nuestra cita, comencé preguntándole a Nobile cómo le fue el día, a lo que ella respondió: «No me cae muy bien mi jefe en este momento, así que un poco difícil. Lo que quiere decir, perdona, es que fue un día un poco estresante».

Me di cuenta de que la verdadera Nobile estaba probando mi capacidad para gestionar la negatividad, así que respondí: «Me identifico totalmente con eso, pero me alegro de que estemos ahora aquí».

Al final, la conversación se centró en montar en bici.

Ya que antes había hecho unas prácticas en la revista Bicycling, mencioné eso que teníamos en común y le pregunté a Nobile cómo terminó metiéndose en ese deporte.

La conversación comenzó a fluir desde ahí. Después, Nobile elogió mi calidez y mi capacidad para hacer que la conversación se sintiera como algo más personal. 

Añadió que mantener el contacto visual y mostrar una sonrisa de vez en cuando puede añadir cordialidad a la primera cita.

Una vez que Nobile logra que los clientes pasen la fase de ligoteo, los ayuda con consejos sobre citas en el mundo real y cada vez que lo necesitan a medida que conocen una pareja

Una vez que los clientes de Nobile aseguran un match que les gusta a través de sus sesiones de ligoteo, ella les ofrece consejos sobre cómo discutir sobre valores con las citas y determinar si podrían tener una conexión a largo plazo.

La experta los empuja a tener 2 o 3 citas por vídeo o teléfono cada semana, y tiene charlas telefónicas semanales con los clientes para que se mantengan responsables.

Su dedicación no se detiene ahí. Los fines de semana y hasta altas horas de la noche, Nobile está disponible según sus necesidades.

«Creo que esto es algo tan íntimo. He tenido clientes que me llaman desde el baño durante una cita o antes de una un sábado por la noche», remarca.

Julia NaftulinInsider

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *