El sexo: un pilar esencial de la relación de pareja

El amor, el respeto, la confianza, el trabajo colaborativo en el hogar… Todos estos son valores esenciales a fin de que una relación de pareja funcione. No obstante, siempre y en todo momento hay un «ingrediente» que, por vergüenza, tabús o bien discreción, se deja fuera de esta ecuación. Charlamos del sexo, uno de los pilares esenciales de cualquier clase de relación.

Como explican los especialistas de la tienda de juguetes sexuales sexplace.es, “muchas veces vemos de qué forma las parejas arrastran ciertos inconvenientes que verdaderamente tienen su origen en un falta de comunicación y satisfacción sexual”.

Y es que, como defienden sexólogos y terapeutas de pareja, tener claro qué desea y qué ansía el otro y uno mismo y ponerlo en común es esencial a fin de que haya una sana relación íntima y esto se traslade a otros valores de la relación.

La comunicación, el paso inicial

Al charlar de sexo y relaciones íntimas, bastantes personas no tienen presente que una relación sana en ese sentido empieza por la comunicación. ¿Cuántas veces hemos oído de un amigo o bien una amiga que algo no va bien en su pareja pues algo falla en la amedrentad?

Charlar con la pareja y comunicar los deSeos, curiosidades y anhelos propios es esencial a fin de que todo fluya. Cuando se habla de que el sexo es esencial, no únicamente se quiere decir que hay que tener mucho a fin de que una pareja sea feliz.

En verdad, puede ser justo lo contrario: existen personas cuyo deSeo sexual es mínimo y pueden vivir de manera perfecta sin relaciones, mas es esencial que exista esa comunicación a fin de que el otro componente del dueto sepa qué sucede y por qué razón su compañero o bien compañera no demanda sesiones eróticas con tanta asiduidad.

“Una pareja puede convivir a la perfección con mucho sexo o bien con ninguno, mas no puede hacerlo con el tiempo si esto no se ha comunicado, hablado y meditado en común”, recomiendan desde Sexplace.

La pluralidad

Separar malos rollos, ser imaginativos, dejarse llevar, perder temores, explorar… Todo ello es parte de una relación íntima sana y con la mirada puesta en el futuro.

En este punto, toca ser generosos: de nada vale que el encuentro sexual sea una ocasión para la autosatisfacción. Resulta conveniente estar pendientes de qué demanda el otro y esmerarse para estar a la altura.

Esto supone la necesidad de cambiar y evolucionar en común. ¿De qué manera? Eso ya depende de la pareja: las hay más tradicionales, quienes se divierten probando nuevos juguetes, los que incluyen a terceras personas en los juegos eróticos… La carta de posibilidades es extensa y el límite solo lo pone la imaginación.



Juguetes para adultos

En ese cambiar, ampliar horizontes y divertirse aprendiendo en común, uno de los puntos más señalados está en el empleo de los juguetes sexuales. Los hay para él, para ella y para los dos. Y existen desde los modelos más tradicionales y conservadores hasta las opciones más novedosas, locas y atrevidas.

Sea como fuere, siempre y en toda circunstancia hay un juguete erótico listo para cada género de persona o bien pareja y la única forma de decidir cuál es el conveniente es probando. Ciertos más populares en estos instantes son los siguientes:

Satisfyer

Indudablemente, uno de los grandes hits de los últimos tiempos. Singularmente pensado para ellas, se trata de un pequeño vibrador y estimulador de una de las zonas más esenciales en los genitales femeninos, el clítoris.

Quien lo probó lo sabe: el Satisfyer ofrece una dimensión nueva de la práctica sexual tanto en soledad como en pareja.

Kit de bondage

El bondage es atractivísimo para muchas personas: cueros, látigos, esposas… Obviamente, hay niveles y niveles, mas los que sienten curiosidad pueden probar la versión más light merced a ciertos kits que existen en el mercado y que dejan adentrarse en este género de juegos eróticos con la pareja.

Geles, lubrificantes y polvos

Geles de sabores y con efectos frío o bien calor, lubrificantes de decenas y decenas de tipos, polvos picapica o bien de sabores… Todo esto entra en un cajón de sastre en el que hay cabida para un buen puñado de cosas que son mucho menos atrevidas y pueden transformarse en un primer paso en el cosmos de los juguetes sexuales.

Juegos de mesa

Las tiendas de juguetes sexuales siempre y en todo momento cuentan con una selección de juegos de mesa picantes concebidos para encender la llama o bien, para los más audaces, jugar en conjunto.

Indudablemente, esta es la opción más lúdica y menos audaz de todas y cada una, con lo que asimismo puede ser un interesante inicio para quienes jamás se han audaz a añadir estos elementos en su relación y piensan en hacerlo.

La existencia de tiendas eróticas y catálogos infinitos con todo género de juguetes prueba la relevancia de una vida sexual saludable y que robustezca a la pareja. Es una cosa que hay que cuidar diariamente y con mimo.

LEOPOLDO CORTES